Mis viejos, un patio y un vino

Mis viejos, un patio y un vino

Mi definición del amor son mis viejos escuchando a Charly o a Serrat tomándose un vino
en el patio de casa un jueves a las doce de la noche, como si ese fuera el único momento
importante del día. Más que el trabajo, más que la comida.
Riéndose como si se acabaran de conocer y no como si ese fuera solamente un día más
de sus vidas, cotidiano, ordinario, aburrido.
El amor, de alguna forma, se pincela en las figuras de ellos dos, un patio y un vino.
Y cómo sobran las palabras, pienso.
Son ellos. Embobados como adolescentes, eternos como niños.

Escritos Febriles

Nos enseñan a mentir

Días grises, personas grises

Gente de plástico y conversaciones hechas de humo

Equis y Hache

Brutal Honestidad

Lo malo de amar

Mi propia enemiga

Giulia Zanelli

Giulia Zanelli

Nunca no estoy escribiendo y escuchando a Babasónicos. Futura licenciada en comunicación. El arte como salvación.

Deja un comentario