La decisión del pueblo chileno, que hará historia

La decisión del pueblo chileno, que hará historia

El 8 de agosto de 1980, bajo el régimen dictatorial de Pinochet, fue aprobada la Constitución de Chile. Luego de innumerables reformas (52 para ser exactos) y fallidos intentos de redacción de un nuevo texto, el pueblo chileno respira aires de cambio.

La Constitución de 1980, mantiene una serie de bloqueos institucionales y políticos sobre cuestiones que la sociedad viene pidiendo hace años. Más centrada en el mercado que en el derecho de las personas, la Carta Magna Chilena no reconoce el derecho de los pueblos originarios ni garantiza el bienestar y la protección de los niños. Tampoco hace mención al derecho de acceso al agua, permitiendo que sea el único país del mundo donde el elemento es privatizado.

Durante el Gobierno de Lagos en 2005 se realizaron numerosas reformas, sin embargo, no iban a ser la solución a los problemas que se venían generando en el país. Años más tarde, Michelle Bachelet, durante su segundo mandato, anunció que iniciaría un proceso constituyente para la aprobación de un nuevo proyecto, que finalmente no llegó a concluirse.

El año pasado, Chile vivió una serie de manifestaciones que se conocen como el “estallido social”. Miles de personas salieron a la calle por el aumento de precios en el metro. Las movilizaciones fueron lideradas en un principio por escolares, y apoyados más tarde, por adultos. Las consecuencias fueron la represión policial, más de 5500 personas denunciando violación a los derechos humanos y 31 muertos.

Luego de las masivas manifestaciones ciudadanas, se anunció un acuerdo político para generar una nueva Constitución que reemplace la de 1980. El acuerdo, implicaba un plebiscito donde la población podría elegir entre las opciones “Apruebo” o “Rechazo”, para decidir la redacción de una nueva Constitución o no. En un principio, se iba a realizar en Abril de este año, pero pandemia mediante, se llevaron a cabo este 25 de octubre pasado.

Las encuestas realizadas previamente, ya dejaban ver que el “Apruebo” ganaba por amplia mayoría de votos. Y así fue como el domingo, el pueblo chileno salió a la calle demostrando gran participación. De 14 millones de personas en el padrón electoral, la convocatoria bordeó el 60%.

Además de la redacción de la nueva Carta Magna, se votó la opción de crear una Convención Constituyente con paridad de género para dicha redacción. Así, en Abril de 2021 se espera que el pueblo pueda elegir quienes integrarán la Convención, que luego tendrá nueve meses para trabajar en la Constitución, pudiendo renovar ese plazo por tres meses más.

El Presidente, Sebastián Piñera aseguró que: “Hoy la voz de todos los ciudadanos se ha escuchado con la misma fuerza y cada voto ha tenido el mismo valor. Ha prevalecido la unidad sobre la división y la paz sobre la violencia. Es un triunfo de todos los chilenos (…) El comienzo de un camino, que juntos, todos, deberemos recorrer. Hasta ahora la Constitución nos ha dividido. A partir de hoy, todos debemos colaborar para que la Nueva Constitución sea el gran marco de unidad y se constituya en la casa de todos”. Sin embargo, su discurso trajo repercusiones y fue considerado como neutro.

Según el Politólogo argentino Agustín Laje, la Constitución es el suelo sobre el que se levanta una sociedad y un estado, y afirma que se sabe de ante mano que la nueva Carta Magna chilena tendrá un sesgo izquierdista.

 Para saber qué dirección tomará la Convención Constituyente respecto al nuevo texto, debemos esperar hasta finales del 2021 o principios del 2022. Aún así, esperamos que la decisión que tomó el pueblo chileno, sea la adecuada y genere un cambio próspero. 

Belén Panessi

Belén Panessi

Futura abogada y lic. en Comunicación Social. Madrugadora y apasionada. Leo y escribo mucho. Pero hablo aún más.

Deja un comentario