La 625 te necesita

La 625 te necesita

En Argentina, el derecho a la Educación es, junto al Trabajo y a la Salud, base de su constitucionalidad como nación. La educación libre y gratuita de nuestro país (en todos sus niveles) es vista como un ejemplo a nivel internacional, al menos en Latinoamérica. Pero, para ejercerla, son imprescindibles las condiciones edilicias acordes, mismas que le son negadas a innumerables escuelas públicas y que representan una deuda histórica de las instituciones que las regulan.

Este mismo puede ser el destino de la Escuela de Educación Técnico Profesional Nº 625 “Carlos Guido y Spano” si el Estado no interviene. Bautizada en honor al poeta local de tradición romancista, desde 2014 tiene su sede en calle Córdoba al 2635 (entre Rodríguez y Callao) y hoy, casi una década funcionando en dicho inmueble, enfrenta una inminente orden de desalojo.

Fachada del edificio principal.  Foto: Julián Romano.

“El edificio en el que funciona la escuela no es nuestro, sino que se alquila hace 90 años para distintas instituciones educativas y los dueños lo quieren vender”, cuenta una alumna de la escuela. Y desde el Centro de Estudiantes declararon: «El Ministerio de Educación nos acercó una alternativa y sería mudarnos a un edificio que se encuentra detrás de la sede local de la cartera educativa (frente al Alto Rosario), pero lo vemos complicado porque hay mucha gente que no tiene forma de llegar a esa zona. Y la otra opción es volver al edificio anterior, lo cual sería inviable porque en cinco o seis años se duplicó la cantidad de alumnos y alumnas, y no tendríamos lugar para todos y todas».

Estas y otras cuestiones se discutieron en la asamblea convocada por el mismo Centro de Estudiantes de la 625 (con el aval de la directora Alejandra Miño, cuya cúpula administrativa se encuentra actualmente superada por la situación), el pasado miércoles desde las 18 horas. En un clima acalorado por la incertidumbre respecto a la posición del Ministerio y la falta de organización por parte de los directivos, padres, alumnos y demás miembros de la comunidad educativa, junto a representantes de AMSAFE, analizaron alternativas para que la escuela no pierda las instalaciones.

Directivos y miembros del Centro de Estudiantes, quienes encabezaron la asamblea. Foto: Julián Romano.

El reclamo principal es que el Ministerio de Educación compre el edificio a los propietarios, con quienes el contrato de alquiler vence en junio pero, debido a los tiempos propios del ciclo lectivo, no piensan exigir el abandono del lugar hasta fin de año. De todas formas, desde el alumnado, mudarse no es una opción debido a la accesibilidad de la zona y al sentimiento de arraigo con la casona. Arraigo ganado por derecho propio, en parte porque se aprovecha cada rincón para el desarrollo de las actividades curriculares, en parte porque se ha invertido en la propiedad para lo mismo (lo que va desde un estudio radiofónico a una sala de cine).

Desde el Ministerio, la respuesta parece ser más pasiva que otra cosa. «Tenemos la firme decisión política de que la escuela se va a mantener en su totalidad y vamos a evaluar todas las opciones disponibles, desde la compra del inmueble, la mudanza a otra propiedad del barrio, más allá de que son cuestiones que no se pueden resolver de un día para el otro«, dijo Osvaldo Biaggiotti, delegado de la Región IV de la cartera educativa provincial.

Mientras tanto, la decisión de la comunidad educativa de la 625 es iniciar una serie de reclamos con un abrazo a la escuela el miércoles 30/3 desde las 11 hs, con la posibilidad de un corte de calle y cualquier otra medida que visibilice su causa, para la cual también se espera el apoyo de otros centros de estudiantes de la ciudad. También se planea una colecta de firmas a través de medios virtuales, mientras se analizan todas las vías legales para evitar el desalojo.

Uno de los padres tomando la palabra. Foto: Julián Romano.

La 625 tiene una larga tradición como semillero de comunicadores y artistas visuales de Rosario y alrededores, incluso habiendo dictado clases bajo pobrísimas condiciones en el edificio de calle 9 de julio al 1247, mismo que además compartía con la EETP Nº 294 hasta fines de 2013. En 2014 logró mudar su sede actual de calle Córdoba aggiornando, en el proceso, su currícula para tiempos donde los medios son cada vez más democráticos y protagonistas, definiéndose en la formación de técnicos profesionales de la comunicación multimedial. Abandonar el presente espacio sería un paso atrás en particular, y una derrota para la educación pública argentina en general.

Julián Romano

Julián Romano

Redactor, historietista y estudiante de realización audiovisual rosarino. Amo la ficción de género y explotación, así como también la riqueza cultural e histórica de mi país. Recibí una educación cristiana, pero en mi altar está Cthulhu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: