En subsuelo: la casa del artista plástico

En subsuelo: la casa del artista plástico
Foto: Diego Battion

Casi cualquier rosarino se habrá sorprendido alguna vez al ver una casa tan escondida. A pocos metros del Monumento, y en pleno bajo de la ciudad, encontramos un espectacular lugar que ha sido un ícono del arte, y que aguarda un recuerdo de cuando Rosario medía varios metros menos.

Bajando por Sargento Cabral, pasando al lado de la Fuente de las Utopías, mirando al río y yendo hacía el Parque España. Quizás no aparece a simple vista, justamente por estar debajo de lo que solemos mirar cada día. Sólo agachando la mirada, prestando atención a la tapada escalera, es que descubrimos la genial Casa del Artista Plástico de Rosario.

¿Por qué está en un subsuelo? A diferencia de las historias de los túneles, estas casas no albergaban mitos o daban lugar al contrabando. Eran simples hogares, que quedaron a nivel de playa, cuando se subió Avenida Belgrano por el puerto.

La artería ribereña anteriormente era la Calle del Bajo, y era víctima de las constantes subidas del río. Para evitarlas, se decidió construir una muralla de contención, que llevaba tres metros de altura, y cuya tierra fue extraída de la barranca del Paraná. Así, las casas que se encontraban en el Bajo, quedaron por debajo del nuevo nivel, por lo que fue necesario edificar las escaleras para poder comunicarse con el exterior, en la ya nueva y amplía calzada.

casa
Archivo Mikielievich. Cortesía Gustavo Fernetti

De esta forma, se fue formando una galería subterránea, recuerdo de las primeras construcciones con vista al río. Con la construcción de la Avenida Belgrano en marzo de 1899, se desmontaron diferentes calles, que comenzaban al filo de las barrancas, y enlazándolas con la nueva avenida.

casa
Archivo Mikielievich. Cortesía Gustavo Fernetti

Según relatos de la década del 50, la Casa del Artista Plástico aún estaba deshabitada. Por su parte, sus vecinos fueron tapiados. Además, las puertas se encontraban demasiado abajo, por lo que se accedía a las casas mediante un pasillo del estilo zanjón. Años más tarde se tapó con un techo-vereda.

Entrando en la década del 80, estos hogares fueron afectados por un derrumbe de un caño de agua. La propia Municipalidad los intervino, clausurando el paso por la acera, para evitar accidentes. Ahí mismo se descubrieron nuevos edificios y también túneles, que se sospecha que fueron utilizados para contrabando de los barcos que arribaban al río.

Archivo Mikielievich. Cortesía Gustavo Fernetti

La reutilización de la Casa

El 1º de abril de 1996 se convoca a la comunidad de artistas plásticos de la ciudad a una charla-debate para fomentar y difundir la obra de los artistas locales, donde participaron más de 200 interesados. Para octubre de 1997 se inauguró la casa con una gran fiesta, que incluyó una comisión integrada por Hernán Carnevalle, Rodolfo Elizalde, José Henry, Guillermo López Lavat, Rubén Porta, Lucrecia Pellegrini y Arminda Ulloa.

Comenzando el nuevo milenio, la Casa fue cedida de forma precaria a una ONG. Ya en 2004, el Concejo Municipal de Rosario promulgó una ordenanza donde se declara de interés histórico y cultural el espacio, considerando un testimonio histórico y por su valor cultural.

Entre los eventos destacados, que van desde muestras de artes, exposiciones, presentaciones y charlas a cargo de críticos de nivel internacional; y las tradicionales fiestas bajo la luna. También se realizaban espectáculos en vivo de teatro, música y títeres. Como curiosidad, catastralmente toda la casa del Artista Plástico es una vereda, incluyendo sus techos.

Agradecimientos Gustavo Fernetti

Julian Torrisi

Julian Torrisi

Licenciado en Comunicación Social, corredor, cinéfilo y me gusta saber todo. Fan de contar historias, la radio, los deportes y el universo DC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: