El aborto en el mundo

El aborto en el mundo

Vivimos en un mundo globalizado, en el que apretando un botón para encender la televisión o haciendo un clic en nuestra computadora podemos enterarnos de lo que sucede en cualquier lugar del mundo. Es por ello, que en esta temática no podemos ser ajenos con lo que sucede en el resto del mundo.

Legislación en Europa:

Desde países con libre acceso al aborto en servicios sanitarios públicos gratuitos, hasta la penalización con prisión para las mujeres embarazadas que se realicen un aborto y para quienes colaboren en un aborto inducido. Es decir, en algunos países el aborto es un derecho o una facultad de la mujer y en otros es un delito tipificado.

Existe una tendencia general en los países europeos a no penalizar el aborto. Es importante en este punto destacar y distinguir dos modelos de leyes reguladoras del aborto: 1) las leyes de plazos: son las que permiten a la mujer embarazada abortar durante el periodo inicial del embarazo; 2) las leyes de supuestos: que permiten y dejan impunes los abortos cuando ocurren determinadas circunstancias, ya sea en el feto o en la mujer.

            Como ejemplos de países que adoptan la ley de plazos se encuentran Rumania, país en el cual el aborto es libre durante las primeras catorce semanas, en Italia el límite es de 90 días; en Portugal diez semanas, en tanto que Holanda tiene la legislación más permisiva con un plazo de veinticuatro semanas.

            Por su parte, la legislación de supuestos es minoritaria en contraste con la legislación de plazos. Se encuentra aquí Reino Unido, que tiene la legislación más antigua de Europa, y el aborto sólo está permitido cuando haya riesgo para la salud física o psíquica de la mujer o por causas socioeconómicas, con un límite de hasta veinticuatro semanas de gestación, y sin límite temporal en caso de grave riesgo o malformaciones del feto.

 Legislación en Australia:

Se practican aproximadamente cien mil abortos por año. La interrupción del aborto es legal siempre y cuando se busque proteger la salud de la mujer embarazada, también me resulta novedoso que en algunos casos se puede acceder a subsidios para abortar.

Legislación en África:

En el continente africano se realizan más de seis millones de abortos cada año, de los cuales sólo el 3% de ellos se realizan en condiciones seguras para la mujer.

En el continente africano hay cincuenta y tres países de los cuales solo tres permiten la práctica bajo la solicitud expresa de la mujer embarazada. Estos son Cabo Verde, Túnez y Sudáfrica. En este último país el aborto se legalizo mediante la ley de Elección de Interrupción del Embarazo del primero de febrero de 1997; esta permite interrumpir el embarazo durante las primeras doce semanas.

En once países de este continente el aborto está completamente prohibido, en tanto que en los treinta y nueve países restantes la práctica se permite siempre que haya determinadas circunstancias especiales.

Legislación en Asia:

En el continente asiático las leyes tienden en la mayoría de los países a prohibir el aborto. En varios países es ilegal en todas las circunstancias o solamente está permitido para salvar la vida de la mujer o protegerla físicamente.

India y China son los dos países más poblados del continente asiático, y ambos se vieron obligados a prohibir los ultrasonidos que determinen el sexo de los bebes por nacer, para evitar los llamados “abortos selectivos de niñas”. Aunque estos se sigan realizando de manera clandestina. En China, país donde el aborto es legal en todas sus circunstancias, el 97,5% de los bebes abortados son niñas.

En Corea del Norte hasta el año 1950 el aborto era legal, pero una extrema disminución de la tasa de natalidad llevó a Kim Yang-Un a promulgar una ley anti aborto, y sólo se permite la práctica para proteger la vida de la madre.

En Corea del Sur el aborto es ilegal y es penado con prisión, peo a pesar de esto, cada año aproximadamente un millón y medio de mujeres interrumpen su embarazo. Esto sería cuatro mil abortos por día, que equivale al doble de los nacimientos registrados. En 1973 se promulgó una ley que permite el aborto en casos especiales, como por ejemplo, cuando se sabe que él bebe va a nacer con alguna discapacidad o cuando el embarazo pone en riesgo la vida de la mujer gestante.

En Japón se legalizó el aborto en el año 1949. Durante la segunda guerra mundial, en la década de 1940 Miyuki Ishikawa ejercía como directora de maternidad del hospital Kotobuki, lugar donde trabajaba asistiendo partos. Ishikawa comenzó a trabajar allí por necesidad, no tenía ni formación ni experiencia en la práctica de la medicina. Como consecuencia de la segunda Guerra Mundial, Japón estaba hundido en la miseria, a pesar de esto las familias continuaban teniendo muchos hijos. Una de las funciones de Ishikawa era revisar los reportes hechos sobre los futuros padres. En estos reportes se observaba la pobreza extrema de las familias. Lo primero que trato de hacer fue conseguir que distintas instituciones y organizaciones sociales ayudaran económicamente a estas familias, pero no tuvo éxito. En ese momento Ishikawa estaba frente a un dilema moral planteándose qué sentido tenia traer niños al mundo para sufrir necesidades y no tener una vida digna. Frente a este dilema pensó en una solución que puede calificarse como perturbadora.

Entre los años 1944 y 1948 provocó la muerte a más de cien bebés. Los mató negándole a los recién nacidos todo tipo de atención y cuidado hasta que morían desnutridos o enfermos tras varios días de desatención. Ella lo hacía con la intención de liberar a estos bebés de un futuro de sufrimiento y miseria. Sus colegas no estaban de acuerdo con estos asesinatos, y como consecuencia de esto muchos renunciaron, sin embargo Ishikawa continuó con esta práctica. Esta solución que encontró esta mujer japonesa pronto se convirtió en un negocio. Ishikawa cobraba cuatro mil yenes a los padres que no querían tener a sus bebés y a cambio les aseguraba que sus hijos no saldrían vivos del hospital.

En 1948 Ishikawa fue denunciada por un trabajador de una funeraria. Posteriormente se realizaron autopsias sobre los cuerpos de los bebés que determinaron que la muerte fue intencional. Hasta el día de hoy se desconoce cuántos recién nacidos mató con exactitud. Los casos confirmados son ciento tres pero algunas estimaciones elevan este número a ciento sesenta y nueve. Durante el juicio Ishikawa defendió sus acciones intentando dirigir la atención hacia los padres de los bebés asesinados, ya que ella los consideraba los verdaderos culpables por su irresponsabilidad.

            Las autoridades calificaron las acciones cometidas por Ishikawa como un delito de omisión, y fue sentenciada a ocho años de prisión, pena que luego fue reducida a la mitad.

            Como consecuencia de este caso las autoridades japonesas comprendieron que esto había ocurrido porque había una limitación legal: la ilegalidad del aborto. Surgió como interrogante si el Estado tiene Derecho a decidir sobre el cuerpo y futuro de una mujer. El 24 de junio de 1949 se legalizó el aborto en Japón por razones económicas.

 Legislación en América:

En la mayoría de los países americanos el aborto está prohibido, incluso en cuatro países (El Salvador, Nicaragua, Honduras y República Dominicana) está completamente prohibido. Es decir, no se puede realizar la práctica de manera legal bajo ninguna circunstancia y se pena con prisión a toda mujer o persona que realice, intente realizar o facilite el aborto.

Legislación en América del Norte:

En América del Norte, comprendiendo Canadá y Estados Unidos el aborto es legal a pedido de la mujer durante el primer trimestre de gestación. En Estados Unidos hay un fallo trascendente que me parece oportuno analizar.

En las diferentes jurisdicciones de Estados Unidos no había un criterio unificado sobre el aborto, pero si se podían distinguir dos grandes grupos: por un lado estaban quienes mantenían una legislación antiabortista y, por el otro, había jurisdicciones que habían comenzado a reformar su legislación penal, permitiendo en ciertos casos abortar a las mujeres embarazadas que tuvieran riesgos en su salud.

El caso del que voy a hablar comenzó en el año 1970 en Texas. Una mujer embarazada, cuya identidad se reservó utilizando el seudónimo “Jane Roe”, interpuso un recurso en contra del artículo 1196 del código penal de Texas que castigaba con la pena de prisión y multa el aborto, salvo en los casos en que la práctica sea necesaria para salvar la vida de la mujer.

Jane Roe perdió el caso, y dio a luz contra su voluntad. En el mes de Diciembre del año 1971 el caso llegó a la corte suprema de Justicia estadounidense y en Enero de 1973 dictó sentencia para el caso Roe vs Wade. Por mayoría de siete contra dos el tribunal supremo anuló la ley “tradicional” de Texas.se declaró que existe un Derecho Constitucional de las mujeres embarazadas para abortar.

Legislación en América Central y del Sur:

Abortar en Brasil es legal en tres supuestos: por violación, embarazo que impliquen riesgo para la mujer gestante o malformaciones cerebrales del feto.

            En Septiembre del corriente año, Chile aprobó y promulgó la despenalización del aborto en casos de violación, riesgos en la vida de la mujer embarazada o en casos en que el feto presente una alteración genética o congénita.

            En México, cada estado tiene su propia legislación sobre el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo. Hay una causa aceptada por todos los estados mexicanos que es la causal violación, en varios de estos estados para acceder a la práctica del aborto es un requisito esencial interponer denuncia. Ciudad de México es el único lugar del país en el que la mujer puede abortar libremente, siempre y cuando la práctica se realice dentro de las antes de las doce semanas de gestación.

            En Paraguay, la ley autoriza la interrupción legal del embarazo sólo en casos en que la vida de la mujer corra un grave peligro. En tanto que no es posible interrumpir el embarazo en caso de violación o de inviabilidad del feto.

            En Uruguay es legal abortar, desde el año 2012, durante las primeras doce semanas de gestación. La mujer embarazada debe realizar una consulta de asesoramiento, una reunión con un médico, un asistente social y un psicólogo; y luego de un periodo de reflexión de cinco días finalmente puede recibir el tratamiento, que se realiza normalmente con fármacos.

Luego de este análisis, es difícil no remarcar que los países que aceptan y tienen el aborto como una práctica legal son los más desarrollados, tanto económicamente como a nivel salud y educación; los países que prohíben la práctica ya sea totalmente o lo permiten sólo en determinados casos los podríamos agrupar como países subdesarrollados, en los cuales hay falencias en las políticas de Estado e incluso algunos no cuentan con salud  pública o salud pública de buena calidad.

Daiana Adan

Daiana Adan

Abogada en potencia. Militando el feminismo. Amante de la política y el buen rock nacional. #EducaciónPúblicaSiempre @daiana.adan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: