Con la necesidad de la gente ¡No!

Con la necesidad de la gente ¡No!

Época de pandemia y el afán de estafar nunca perdió el eje y tampoco se queda atrás. Lo hacen sin escrúpulos jugando una necesidad esencial que es el conseguir trabajo para suplir las carencias económicas que viene arrasando en las personas desempleadas. Subsistir está a la orden del día y no es casual la aparición de estos personajes que no son para nada de ciencia ficción. Son individuos de carne y hueso que se alimentan del fraude a través de ciudadanos necesitados.

Son muchas las personas que buscan trabajo constantemente en las redes y en los clasificados para dar con una labor que lo retribuya económicamente de manera total o parcial para poder salir de la crisis financiera en la se encuentran, en su mayoría, sumergidos., Y no estoy exenta de ello. 

Soy una busca de oportunidades constante y ello me llevó a dar con el aviso clasificado en cuestión pero luego de averiguar, porque siempre hay que estar chequeando donde uno se postula, di con personas afectadas. 

“El cuento del tío” se basa en un trabajo que tiene un común denominador: envasar mercadería ya sea envasando café o accesorios de celulares. (y quién sabe qué otras artimañas han promocionado)

La primera convocatoria es la del café  en la ciudad Capital de la Provincia Santa Fe y alrededores, hace cuatro semanas. El aviso expiró pero quedó la visualización preliminar en google del link donde se encuentra y la huella fraudulenta en los afectados. 

Utilizaron el diario El Litoral para publicar el aviso que decía que necesitaban mujeres para envasar el producto desde casa, que el pago era quincenal por una x cantidad de dinero y que la comunicación debería ser por la plataforma de whatsapp a un número que ya no existe.

Evidentemente el modus operandi es utilizar números telefónicos para “contratar” y luego cuando es descubierta la estafa. ¡PUM! desaparecen y el usuario no corresponde a un abonado en servicio y/o nunca llega el doble tilde de la app de mensajería.

Hasta aquí no solo huele raro sino que, en el discurso laboral, el que se comunica con su voz grave comienza a decir las supuestas tareas a realizar y que para que sea efectivo se debería depositar en la cuenta de Juan Alfredo Vilares a traves de mercado pago o transferencia bancaria la plata del seguro de los materiales que llegarían al domicilio para comenzar a trabajar. 

Nombran a la aseguradora Sancor como moneda corriente y puntualizan en que llegaría la póliza juntamente con el repartidor que trae la mercancía para armar. No te piden documento de identidad y ni siquiera la dirección del domicilio. Solamente remarca que eso lo pedirán una vez hecha la transferencia.

La segunda situación es totalmente similar pero distinto producto. Rosario es el nuevo objetivo que se puede visualizar. 

El aviso se publicó el domingo 27 de junio nada más y nada menos que en los clasificados del Diario de La Capital cuyo  anuncio dice que necesita personal femenino para trabajar desde casa, que el pago es quincenal y es de $12.800., para envasar accesorios de celulares. La comunicación debe ser por whatsapp al teléfono 3424304876. 

Algo no cuadraba en el aviso y tampoco en lo que te decían por teléfono cuando comenzó la convocatoria. El nombre ficticio de la empresa es “Electrónica 4D” y las personas involucradas no estaban en ninguna parte. Salvo por el titular de la cuenta bancaria Vilares que tiene una cuenta de facebook fácil de rastrear. Así mismo el supuesto Claudio P, es quién se comunica y manifiesta todo aquello que se necesita saber sobre qué procedimientos seguir. Comentó con inseguridad que la empresa estaba en Parque Industrial sin decir de qué localidad. En los alrededores y en la extensión territorial de la provincia hay varios de esta índole. El audio y los datos que nos brindan son pruebas fehacientes. El seguro en cuestión tiene un valor de $575.- y la deducción no tarda en llegar: Si hace cuatro semanas en la ciudad capital ocurrió esta situación habrán sido varias las personas afectadas y abultada la cuenta de este hombre que al encararlo solamente hace eco de que están utilizando su nombre y su cuenta para hacer este tipo de estafas. Irrisorio pero real. Cuatro semanas equivalen a un mes aproximadamente. Y luego cae Rosario donde en estos momentos se está dando la selección de personas para ejecutar la estafa maestra. Con esto quiero decir que ese lapsus de tiempo no es casual.

Esta investigación precoz dio en el clavo cuando en comunicación con una testimonio de la ciudad de Santa Fe nos comentó su experiencia y consigo trajo a colación otros mensajes con la misma denuncia, de otras mujeres involucradas estafadas con el pago de un seguro inexistente que se deposita a nombre de este señor, Juan Alfredo Vilares.

Los controles de publicación deben ser más exhaustivos, con datos certeros y no al voleo solo por el hecho de abultar la escasez de anuncios publicados por parte de los clasificados sean de un diario, o de la plataforma que sea.

Este abuso de poder tiene estas consecuencias y denunciar sería lo más factible porque el miedo surge  y nadie sabe quién está detrás de este engaño. 

Unidos y comunicados se puede salir adelante para visibilizar el daño que le causan a la sociedad; si necesitas un espacio para denunciar lo podes hacer online haciendo click en el siguiente enlace Ministerio Público de Acusación de la Provincia de Santa Fe.

c1591568

c1591568

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: