Aferrarse

Aferrarse

Aferrarse a los lugares

y a las fechas,

las alegres y las no tan alegres.

A las imposiciones sociales.

Aferrarse a un trabajo y a una rutina.

Aferrarse a las cosas.

Y aferrarse a las personas.

Aferrarse porque duele.

Porque no sabemos

de qué otra manera vivir.

Porque nos parece

que vivir sin estar atado a nada,

es insoportable.

Porque de no hacerlo,

tal vez ya no podríamos

cerrar los ojos

frente a la finitud

de nuestras propias vidas.

Porque quizás nos aterra

pensar en lo fugaz

de todo lo que nos rodea.

Incluso, en lo efímeros

que somos nosotros.

Creo que necesitamos

de algo a lo que aferrarnos,

y en eso transcurren nuestras vidas.

Buscando desesperadamente,

empeñándonos constantemente

en tener algo.

Algo a lo que aferrarnos, no importa qué.

Lo que esté a mano. A quien esté a mano.

Reemplazando una cosa por otra.

Siempre igual.

A veces me pregunto, ¿en eso consiste todo,

de eso se trata vivir?

Tal vez esa sea

la condición misma de estar vivos.

Vivir intentando dar sentido

a algo que quizás no lo tiene,

para evitar enfrentarnos

a la inevitable finitud

de nuestra propia existencia.

Escritos Febriles

Nos enseñan a mentir

Días grises, personas grises

Me culpo y me perdono

Escritos febriles

Gente de plástico y conversaciones hechas de humo

Lo in evitable

Calma o ruido

La Plaga

Expresar o engañarse

Giulia Zanelli

Giulia Zanelli

Nunca no estoy escribiendo y escuchando a Babasónicos. Futura licenciada en comunicación. El arte como salvación.

Deja un comentario